Microhistoria de indecisión

Siempre escuchó decir a los viejos que la juventud es una enfermedad que se cura con los años, menudo negocio inútil, pensaba, te curas de una cosa y empiezas a estar harto de todas las demás, el velo de candidez que cubría todo deja entrever tan solo devastación y soledad escondidas en chiringuitos en los... Seguir leyendo →

Melodía (IV)

(...) Cuando Juan entró en casa, Enrique, su compañero de piso, dormitaba en el sofá con los pies encima de la mesa. Los restos de la cena reposaban sobre la mesa, y el volumen de la televisión impedía escuchar el sonido de la lluvia que caía fuera, golpeando la ventana. - Tío, podrías molestarte en... Seguir leyendo →

Melodía (III)

(...) Desde el tablero de la mesa en la que había conseguido sentarse la contemplaba la cerveza que había pedido, y mientras esperaba a que le trajeran la ración de patatas bravas con que había decidido acompañar la bebida, levantó la cabeza y contempló el ambiente a su alrededor. Era el único bar del pueblo,... Seguir leyendo →

Melodía (II)

(...) Después de casi una hora de música y melodías de ensueño, el maravilloso concierto tocó a su fin. Tras los aplausos y los agradecimientos de los intérpretes y el discurso de despedida del alcalde, el aura de perfección y refinamiento que los sonidos habían conseguido instaurar en aquel público tan mundano, pareció esfumarse como... Seguir leyendo →

Alienación 2.0

Querid@s aprendices de la nada, hoy tengo para vosotr@s un nuevo artículo de opinión acerca de un fenómeno cada vez más presente en nuestra sociedad. Se trata de lo que me he permitido bautizar como “Alienación 2.0”. Es un tema que tengo bastante reflexionado desde hace tiempo, incluso ya he escrito cosillas sobre ello (podéis... Seguir leyendo →

Melodía

Atardece. Cierra la ventana, la habitación ya está suficientemente ventilada. Se viste con una mezcla de pereza y ganas de salir a la calle a respirar el resplandor de una primavera que parece no llegar. Necesita desesperadamente algo que la rescate de la caída al enorme vacío en el que se ha convertido su alma.... Seguir leyendo →

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: