“Por primera vez en su vida,

Alba sintió la necesidad de ser hermosa y lamentó que ninguna de las espléndidas mujeres de su familia le hubiera legado sus atributos, y la única que lo hizo, la bella Rosa, sólo le dio el tono de algas marinas a su pelo, lo cual, si no iba acompañado de todo lo demás, parecía más... Leer más →

Por azar

Necesito hablar, ahora que por fin me esperan al otro lado unos oídos, ahora que mis mañanas ya no caen en manos de nadie, ahora que, después de dar mil vueltas, la ruleta se detuvo en ti. Hay momentos en los que la primavera entra por todas las ventanas y las puertas de tu casa,... Leer más →

Melodía (V)

(...) Minerva estaba tumbada sobre su cama. Por la ventana se filtraba la tenue luz de aquella tarde lluviosa, y a su alrededor sólo se escuchaba el silencio de la habitación, únicamente roto por el golpeteo de las gotas de agua cayendo al balcón desde el tejado, que parecían la banda sonora perfecta para todos... Leer más →

Amor

Me miras, amor, desde tu escondite en algún rincón del pasado, mi piel sólo siente indiferencia, hacia ti, hacia tus desprecios, hacia la vida potencial que quedó suspendida de la soga en la que colgaste mi esperanza. Y dicen los que saben que no he muerto contigo, que por mucho que me haya empeñado en... Leer más →

Mis mañanas

Eran las ocho menos dos minutos. Un día más, se le había hecho tarde, y el autobús estaba parado en el lugar de todas las mañanas, cuando aún le faltaba cruzar la calle para llegar hasta él. “Suerte que están los de siempre” pensó, mientras observaba la fila de personas que se subía en el... Leer más →

Serendipia

Y sin embargo, ya no te busco. Pero cómo pesan en mi espalda las cartas que nunca te envié. Sigo maldiciendo en silencio todos y cada uno de los sueños que no te robé. Aún tengo miedo de atreverme a abrir los ojos y encontrarme cara a cara con tu ausencia. O peor, con tu... Leer más →

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: