(Des)encuentro

Lo llevaba preparado como si fuese un discurso de graduación, o de agradecimiento por algún premio a la estupidez humana (léase mi estupidez). Parecía que Maná y su “Eres mi religión” habían decidido compincharse conmigo. Quería decirle exactamente eso: que había aparecido con su luz, que no quería que se fuese, que vivía sin sentido... Leer más →

De acampada

-Llevamos toda la tarde caminando, ya hemos hecho la ruta, ¿no sería momento de buscar un sitio donde acampar? – preguntó Pablo. -Sí, pronto será de noche, y yo tengo hambre- replicó Diego. Nacho era el más indeciso de los tres, lo cual parecía incongruente con ejercer de líder. Nunca estaba contento con ninguna primera... Leer más →

Niebla

- Oh, vaya, ahora parece que vuelo un poco más rápido- pensó Niebla. Hacía cuarenta y ocho horas que había nacido, en un país luminoso y lleno de palmeras y colores vivos. Desde abajo le llegaban sonidos de salsa y merengue, y podía ver montones de personas caminando como hormiguitas alrededor del mercado callejero de... Leer más →

Claudia

Era curioso observar cómo personas que, sin conocerse de nada, de repente coincidían en un mismo viaje. Ninguna de ellas se lo había propuesto, pero, por algún intrincado resorte del destino, todas se habían subido en aquel autobús que parecía surcar un océano. La atmósfera que se respiraba era húmeda, sofocante, aplastaba. El suelo estaba... Leer más →

Pus estancado

Acude como cada día, puntual, al encuentro con el muro en blanco que le mira desde la pantalla. Escribe una fecha cualquiera, la de hoy, que bien podría ser la de dentro de dos semanas, tres meses, o la de hace un año. Nada nuevo bajo el sol. En sus oídos suena una música que... Leer más →

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: