Pus estancado

Acude como cada día, puntual, al encuentro con el muro en blanco que le mira desde la pantalla. Escribe una fecha cualquiera, la de hoy, que bien podría ser la de dentro de dos semanas, tres meses, o la de hace un año. Nada nuevo bajo el sol. En sus oídos suena una música que... Leer más →

Y todavía no sé por qué

¿Qué podría escribirte, ilusión? Cómo poner en palabras algo que aún no siento, pero que noto tan dentro de mí, tan vivo, tan suplicante de ti. Cómo cruzar los países y los días que nos separan, regalarte mi tiempo, y un beso de buenas noches. Ahora que las noches cada día corren más rápido que... Leer más →

“De diferentes maneras,

tanto George como Maria habían sufrido el abandono. Compartían tanto que se sentían cómodos juntos. - El corazón es un mapa del mundo, ¿lo sabías?- preguntó Maria. - Ni siquiera sé lo que significa- contestó él. - Una vez vi un mapa medieval. Representaba la Tierra como un disco plano, con Jerusalén en el centro.... Leer más →

“Salió del prado

y por el camino real se dirigió al pueblo. Se levantó un vientecillo y todo a su alrededor tomó un aspecto apagado y sombrío. Era el momento oscuro que precede generalmente a la salida del sol, a la victoria definitiva de la luz sobre las tinieblas". Ana Karenina, León Tolstói   (Imagen tomada de pixabay.com)

“Me desperté

y vi la luz del amanecer en las mirillas de la persiana. Salía de tan adentro de la noche que tuve como un vómito de mí mismo, el espanto de asomar a un nuevo día con su misma presentación, su indiferencia mecánica de cada vez: conciencia, sensación de luz, abrir los ojos, persiana, el alba.... Leer más →

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: