Inoportunidad

No era el lugar.
No era el momento, ni tampoco lo buscaba.
Pero le encontró. 
De repente, supo que era él.
Él correteaba inmerso en la vorágine de la cotidianidad, aquella cotidianidad en la que los coches salpicaban a los viandantes y las madres preparaban papillas de frutas a bebés rollizos y consentidos.
Donde los insomnes maldecían el monótono baile del segundero deslizándose a un nuevo día de bostezos inoportunos.
En aquel lugar en el que profesores carentes de dialéctica arengaban a pupilos que aborrecían la lección, en ese mundo en el que políticos y mandamases chupaban venas anémicas.
Le encontró allí, no había reparado en que llevaba delante de ella desde el principio de todo aquél sarao.
No era el lugar.
No era el momento, ni tampoco lo buscaba.
Pero le encontró.
De repente, supo que era él.

(Imagen tomada de pixabay.com)

Publicados
Categorizadas como Sentimientos

Por Lucía González Rodiño

Comparto reflexiones e historias que quizá no se deberían compartir. Fragmentos de locura que apaciguan minutos. Ecléctica, porque cualquier cosa es susceptible de ser transformada en palabras. Y de la nada, puedes aprender de todo.

6 comentarios

      1. Hola Lucía, estoy contactando con aquellos seguidores con los cuales he tenido un contacto especial, para seguir leyéndonos y compartir la nueva web de Ander one dream que estamos a punto de lanzar. Como es fuera de WordPress necesitaria tu email para avisaros del lanzamiento. Va haber un montón de sorpresas nuevas. Gracias de antemano y un fuerte abrazo:)) Espero que nos leamos pronto!!

        Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s