14 días…

Ya casi navego a la deriva, entre dos mundos inexistentes, y me pregunto:

“¿Para qué servirá todo esto?”

Camino por las mismas calles de siempre, a mi lado, el silencio.

El continente no ha cambiado apenas nada, pero falta el contenido.

“El ayer se ha ido, el mañana aún no existe”, me repito cada día frente al espejo. Dicen que si repites cien veces una mentira, se acaba convirtiendo en verdad.

Ya no me queda apenas nada.

Sólo los juegos con los que adorné mi niñez, esa que aún vive en algún recoveco de mí. Sólo las travesuras, las risas, los sueños, los amores que acabaron siendo odiados. Y la esperanza, maldita, esa que a veces también se va a hacer compañía a las ruinas que descansan bajo mis pies.

Hay una parte de mí que me aguarda al otro lado. Tranquila, espero que las fuerzas me duren para cruzar los últimos metros, y llegar a tu lado, donde volveremos a ser una, no sé si mejor, o peor.

Pero al menos, nueva.

 

(Imagen tomada de pixabay.com)

Por Lucía González Rodiño

Comparto reflexiones e historias que quizá no se deberían compartir. Fragmentos de locura que apaciguan minutos. Ecléctica, porque cualquier cosa es susceptible de ser transformada en palabras. Y de la nada, puedes aprender de todo.

2 comentarios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s