Serendipia

Y sin embargo,

ya no te busco.

Pero cómo pesan en mi espalda las cartas que nunca te envié. Sigo maldiciendo en silencio todos y cada uno de los sueños que no te robé. Aún tengo miedo de atreverme a abrir los ojos y encontrarme cara a cara con tu ausencia. O peor, con tu ausente presencia. Aún dueles.

Y sin embargo,

ya no te busco.

Todavía pienso en nuestra absurda e inesperada serendipia. Y todavía no estoy preparada para buscar de nuevo, porque no sé qué, ni dónde. Ahora ya no creo en casualidades. Sólo en lágrimas que resbalan por  mejillas, que corren, ¿quién sabe? ¿en un intento fútil de apresar la magia antes de que caiga definitivamente precipicio abajo?

Y sin embargo,

ya no te busco.

Quizá la solución a todo esto sólo exista en la imaginación de un niño que todavía no ha nacido, ni nacerá. Puede que la respuesta duerma sólo en el mundo de Papá Noel y Alicia. ¿No desesperaré en mi intento de cruzar al otro lado? ¿Es que nadie sabe dónde está la puerta para alcanzar el reino de la luz? ¿Significa esta vacía saturación que debería desistir? Grito, lloro, me enfado, porque no quiero dejar morir ese trocito de mí.

Y sin embargo,

ya no te busco.

 

(Imagen tomada de pixabay.com)

2 comentarios sobre “Serendipia

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: