Amor

Me miras, amor, desde tu escondite en algún rincón del pasado, mi piel sólo siente indiferencia, hacia ti, hacia tus desprecios, hacia la vida potencial que quedó suspendida de la soga en la que colgaste mi esperanza.

Y dicen los que saben que no he muerto contigo, que por mucho que me haya empeñado en creerlo así, no te llevaste mis mejores años y mi inocencia a rastras de tus pasos.

Porque después de este letargo por fin he despertado, por fin mi alma se ha dado cuenta de que no está sola, de que hay muchas otras almas pugnando por encontrarse, que una efímera sonrisa puede borrar años de lágrimas, que el café nos espera caliente en la mesa que el destino sirvió para nosotros, y que una cama ya no tiene por qué ser sólo el lugar donde maldormir.

Porque te espero, joder, te sigo esperando, como tierra seca que suspira por una gota de agua, como tecla de piano silenciosa deseando ser percutida y cantar melodías que se lleven la oscuridad, porque a pesar de todo, de tus desplantes y de tus eternos puntos finales, sigo creyendo en ti, en el calor que traes, en la primavera que brilla en tus dobleces.

Y sé que sigo pecando de crédula, de insensata, de atrevida y caprichosa. Pero, ¿y qué eres tú? ¿Acaso se te podría definir con otras palabras que no fuesen esas? ¿Es que no encierras bajo tu escurridiza forma una antología de quizases hechos realidad?

Y los que no saben dicen que te espere sentada, que la puntualidad no es tu mejor virtud, que continúe hacia delante sin echarte de menos, sin desearte ni soñar contigo, que esperar la nada es descorazonador, y duele.

Pero yo, amor, he decidido levantarme, porque si en verdad eres tan caro, tan desleal y esquivo, si algún día te encuentro, o si algún día decides encontrarme, deseo recibirte arriba, en mi cénit, porque no quiero que pienses que soy orgullosa, no quiero que creas que no me alegro de encontrarte, ni salgo a tu encuentro, cual niña que por fin encuentra su vestido a medida.

Y levantada te espero, y te imagino, y te siento vivo, y sueño, y aún sin estar, me haces volar y elevarme, ser ligera y transparente, ser más tú, ser más yo.

 

(Imagen tomada de pixabay.com)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: